Documentos historicos

[foto-Censo de 1924.jpg]

CENSO DE 1924. Aquí podemos ver un censo del pueblo de 1924. Antes los censos se hacían sobre los oficios que había en los pueblo y no sobre el número de habitantes. Se contabilizaban hasta los pobres, que tenían dos categorías: los de pedir y los de solemnidad. En este censo al parecer no existen pobres en Pedroso. Aún hoy podemos reconocer a nuestros antepasados entre los censados. De las tabernas la de Antonio Poveda es mi bisabuelo, el padre de mi abuela Vicenta, del Señor “Ferino” el padre de Salo, (la madre de Bautista) los de la foto del Siglo XIX . De los albañiles, Santiago Cascón era tío de mi abuelo Zacarías, que fue sargento en la guerra de Cuba. Los que conozcáis o sean de vuestra familia, lo vais indicando así podemos ir conociendo a nuestros antepasados.

[foto-Mapa 1543.jpg]

[foto-ampliacion mapa.jpg]

MAPA DE 1543. En este mapa podemos ver o más bien adivinar que Pedroso ya figuraba como pueblo importante en la ruta de Salamanca a Medina, y era conocido así “PEDROSO” a secas y os diré que Gomecello entonces figuraba como “Venta de Velasco” ni siquiera era pueblo.

[foto-Trenes 1893.jpg]

TRENES DE 1893. Esta es una carta que la compañía de Ferrocarriles que operaba entonces “La Compañía de Ferrocarriles Medina – Salamanca. ” tenía la deferencia de mandar a los ayuntamientos de la línea par recabar in formación de los usuarios del tren del pueblo y de los pueblos limítrofes sobre el cambio de horario del tren. ¡Que diferencia de ahora¡

[foto-Gran velada teatral.jpg]

GRAN VELADA TEATRAL. Esta es una hoja de publicidad de la “compañía de teatro” que había en el pueblo. La fundó mi abuelo Primitivo. Podéis ver los actores, en esta solo están algunos pero actuaba mucha gente casi todos los del pueblo. Daban funciones teatrales en los pueblos de alrededor, os contaré una anécdota: Un día estaba previsto celebrar una actuación en Pitiegua y el medio de comunicación era el tren, el famoso “tren burra” que tenía departamentos de primera, segunda y tercera, los nuestros iban en tercera (las circunstancias) y en algunos vagones había una puerta con un cristal en la parte superior que separaba las zonas. A la hora de bajar del tren había que pasar de una zona a otra; uno de los actores (en aquella obra el principal) era el Sr. Cándido (el padre de Manuel Mari, Jesús, Lourdes y Maria Inés) el anterior sacristán. Haciendo un esfuerzo fue, pues tenía una fuerte gripe e iba bastante mal, muy congestionado y prácticamente tenían que sujetarlo. La cuestión fue que no se dio cuenta de la puerta y le rompió el cristal, el revisor se empeñó en que tenía que ir hasta Salamanca para denunciarlo y que pagara el cristal. El apuntador de la obra era mi tío Eustaquio (la mayoría no lo habéis conocido) y siempre le gustaba ir con una chaquetilla azul muy de la época (por el color) se acercó a ver que pasaba y echándole cara al asunto se hizo pasar por uno de los “jefazos” de RENFE de Salamanca y la cosa no llegó a más y la función se llevó a efecto con gran esfuerzo del Sr, Cándido.

Autor: Angel G.C.